Quienes somos...

Nuestra producción de peladillas todavía se realiza, como en el pasado, en ollas denominadas “bassine”, en cuyo interior almendras, avellanas o cualquier otro núcleo rota hasta que se rodea de azúcar. El término “bassina” tiene origen en la antigüedad, cuando aún no había corriente eléctrica y las peladillas se preparaban en ollas muy anchas y bajas colgadas del techo con cuerdas y que se columpian a mano.

Las almendras, preparadas según la receta tradicional y secreta de la familia, se sumergen en un almíbar de azúcar y luego se colocan dentro de estas ollas.

En consecuencia de la rotación, el azúcar se distribuye uniformemente envolviendo las almendras. Al mismo tiempo, un chorro de aire caliente seca el azúcar a través la evaporación del exceso de agua. De esta manera se forma la primera capa – fina y dulce – de la almendra. Esta operación se repite hasta que se obtenga el espesor predeterminado, fundamental para la calidad del producto.

Carrito de compra